Sobre deducciones y reducciones fiscales por discapacidad

El uno de julio de 2019 es el último día para presentar la declaración de la renta del año 2018.

Si disponéis de un certificado de discapacidad del 33% o superior, es muy conveniente para nuestro bolsillo verificar que hemos rellenado correctamente las casillas de la renta.

Yo no soy experto en el tema, pero he encontrado un blog muy interesante donde explican con detalle qué casillas de la declaración debemos cumplimentar. Muy instructivo.

Os he hecho un pequeño resumen con algunos temas claves:

Primero, recuerda rellenar bien los datos personales con el grado de discapacidad (casilla 11). Se aplica el grado de discapacidad que tengas reconocido a 31/12, con efectos para todo el año.

Además ten en cuenta que el reconocimiento del grado de discapacidad tiene efectos retroactivos desde la fecha de presentación de la solicitud, independientemente de la fecha en la que se emita la resolución. Así que si solicitaste el reconocimiento de grado antes del 31/12/2018 y te lo han concedido, podrás aplicar ese grado a tu renta del 2018.

También revisa el mínimo por discapacidad que te corresponde en función del porcentaje de discapacidad que se cumplimenta en las casillas 517 y 518. 

Y si estabas trabajando durante el año 2018, cumplimenta la casilla gastos deducibles (casilla 19) ya que las personas con discapacidad que sean trabajadores activos tienen derecho a incrementar los  gastos deducibles. 

Vale la pena comprobar que hemos rellenado bien estas casillas, para no perderse ninguna deducción ni reducción por discapacidad.

Tenéis más información en este resumen de normativa para personas con discapacidad de la agencia tributária.

 

 

 

 

 

Anuncios

Fluctuando, que es gerundio. De ParkinsON a ParkinsOFF

A medida que transcurre el tiempo y la enfermedad de parkinson evoluciona, la medicación antiparkinsoniana deja de actuar en determinados momentos, y el Sr. Parkinson reaparce con toda su fuerza. Es lo que se llama un momento OFF.

Hay OFFS, offfffffffs y  offs, repentinos, o progresivos, grandes, o poco importantes, largos o cortos. Incluso algunos de los Off pueden ser memorables e inolvidables, por la situación, dependiendo del lugar y momento.

El otro día leí un post de una compañera (Marta Val) de neurofriendly que explicaba como era su OFF, me pareció muy interesante, y aunque hay puntos en común, también veo que el off es diferente. Por eso he querido dar mi visión personal de qué siento en un off:

En mi caso, los síntomas han ido variando con el tiempo, al principio estaba seriote (poco expresivo) fatigado, lento, arrastraba mucho el pié derecho y mi brazo derecho tampoco se movía al andar, incluso mi voz bajaba en volumen y se volvía sumamente monótona.

Pero últimamente han aparecido nuevos síntomas, como dolor articular en dedos, espalda, hombros. También agarrotamientos (como rampas) en pierna, mano,…Mi cara se transforma, cae la mandìbula, y me queda una expresión embobada. Veo borroso, incluso doble. Ando con dificultades y con miedo a caer y estoy tan rígido, que moverme es muy difícil. Farfullo palabras inteligibles, no puedo hablar por telefono, ni teclear un whatsup. Incluso tiene efectos que van más allá de lo físico : tristeza, confusión mareos, lentitud de pensamiento. ansiedad,….  Si te pilla en un sitio publico es muy angustioso. Ayer, por ejemplo, en el corte ingles, consegui llegar a una cafetería, pero como estaban las mesas ocupadas, me apoyé en una columna y de allí no pude salir. Pasaron minutos que me parecieron años hasta que al final, conseguí llegar a unas silla vacía.

Aunque, por suerte, los off no suelen ser tan intensos.

También pueden darse algunas situaciones un tanto paradójicas, cuando no se corresponde tu aspecto externo con tus sensaciones internas.

Puede pasar que estés en off, pero que sea un off pequeñito, que te da rigidez pero puedes seguir moviéndote, anunque  con más dificultad. Pero sin embargo los demás te ven fatal, se te cambia la cara, les da la sensación que caminas muy inestable, a trompicones.

O puede ocurrir el otro extremo, que  estés en un off duro, muy rígido, con dolor, sin fuerzas para moverte, pero externamente, te ven bien, haces buena cara, te dicen! Y es que claro, el temblor o las discinesias son muy visuales, pero la rigidez? es un síntoma invisible!

Entiendo que es muy difícil de imaginar que varie tanto el estado de alguien. Hasta que no ves como una persona, que minutos antes establa andando y hablando con normalidad, de repente, no pueda hacerlo, no acabas de hacerte a la idea. La diferencia es tan brutal, parecen dos personas en un mismo cuerpo (Dr. Parkin y Mr. Sin).

A veces, gente con Parkinson en un estadio más incicial te pregunta qué es un off, porque no estan seguros si han tenido alguno. Yo siempre les digo, que eso es porque aún no lo han tenido. Cuando lo tengas, no tendrás ninguna duda.

Espero que mi percepción de cómo me siento en un off, arroje algo más de luz sobre este tema.

Cuidaros del calor, que el calor y el Parkinson son poco amigos!

fármacos poco friendlys

En el mes de marzo, empecé a tener algunas dificultades al tragar algunos alimentos sólidos. Sobretodo en el momento de fin de dosis. Es el momento en que la última medicación ya no hace tanto efecto y necesitas tu nueva toma.

El sinemet plus se puede morder o deshacer en la boca

Me ha pasado ya varias veces, que el sinemet plus se me ha quedado atascado en la garganta. Pero, se deshace muy fácilmente, y al cabo de un rato después de beber agua y/o tragar varias veces saliva, se diluye y no pasa nada.

Ahora ya sé que el sinemet plus, se puede desacer en la boca para tragarlo ya disuelto, o incluso masticar sin ningún problema, al contrario, al estar ya disuelto, te hace efecto antes.

2018-07-18 14.14.27
requip-prolib con su envoltorio tan seguro, que cuando estoy en off, no lo puedo sacar del plástico protector

Pero hay algunas presentaciones de medicación para el Parkinson que son muy poco “amigables”. Por ejemplo, el Requip Prolib (ropinirol), es una pastilla de liberación lenta que hay que tragar completa para que vayan deshaciendo las capas que contiene y va liberando el principio activo para que el efecto sea continuo. Pero lo malo es el envoltorio, el blister donde están contenidas las cápsulas es muy rígido, y cuesta mucho de sacar del interior. Tanto, que si no he tenido la previsión de sacar las pastillas de su envoltorio cuando estoy en un buen momento, pues me es casi imposible tomármelas, ya que no consigo sacarlas. Tengo que pedir ayuda, ya que yo sólo no lo consigo o tardo muchísimo tiempo, como en el vídeo que grabé hace poco.

.

2018-07-18 14.15.32
cápsula de Ongentys, que se queda pegada a la garganta a menudo

Y otra pastilla que me ha dado algún problema es el Ongentys (opicapona) que se suministra en una cápsula de tamaño bastante notable. Estas cápsulas son muy absorbentes, y en alguna ocasión se me ha quedado pegada al paladar al tomármela.

No entiendo como una medicación destinada a personas con Parkinson que tienen dificultades motoras, especialmente de motricidad fina, y que también pueden tener problemas al tragar, se suministre en presentaciones y formatos tan poco amigables.

No solamente es importante el principio activo. también hay que cuidar los aspectos de presentación  y envasado, para que sean adecuados al consumidor del fármaco. Son medicamentos que posiblemente tengas que tomar de por vida.

Una medicación más “friendly” sería muy de agradecer. No creéis?

Así que me he puesto en contacto con los dos laboratorios, para informarles de mis dificultades con sus productos farmacéuticos.  Veremos en que queda todo esto!

Hasta la próxima.

parkinpleaños y… empezamos

hola! me llamo Jordi y tengo 45 años.

Hoy, hace exactamente 5 años que me diagnosticaron la enfermedad de Parkinson. Es mi quinto parkinpleaños.

Estos cinco años han sido difíciles, el Parkinson ha evolucionado, pero también yo.

Hay tantos Parkinsons como personas que lo padecen, a cada uno le afecta de distinta forma. La mayoría de la gente cree que la enfermedad hace que tiembles, que te pares en medio de un semáforo, que la sufre gente muy mayor y que provoca que se formen colas en la caja del súpermercado. Pero la verdad es que no todo el mundo tiembla, que a veces empiezas muy joven y que los efectos pueden ser muy diferentes dependiendo de la persona.

Creo que es una enfermedad muy poco conocida, a pesar de ser la segunda enfermedad neurodegenerativa después del Alzheimer. Yo personalmente sabía muy poco de ella antes del diagnóstico, pero ahora después de cinco años he aprendido mucho, a la fuerza, y por ello creo que ha llegado el momento de compartir mi experiencia, mis vivencias, mis opiniones, mis puntos de vista…

Creo que es necesario que se conozca más sobre esta enfermedad ya que muchas veces los efectos no se aprecian externamente, y cuesta imaginarse que le sucede a una persona con Parkinson. Tradicionalmente se ha englobado en el grupo de las enfermedades que afectan al movimiento pero también provoca muchos transtornos no motores que a veces son mucho peores. Quizás por lo inesperado, también porque se van acumulando y sobre todo porque provoca equívocos con otras personas que no entienden estos otros síntomas.

Cinco años dan para mucho y poco a poco os iré poniendo al día, veremos cosas que me han sucedido e intentaré compartir mis trucos para hacer la convivencia con Mister P más fácil, y muchas otras cosas más!

Haciendo memoria de ese día 5 años atrás, recuerdo que me quedé totalmente en shock. Había ido a hacerme un electromiograma porque tenía molestias en la muñeca de la mano derecha y el traumatólogo me decía que podía ser túnel carpiano, ya que no podía utilizar bien el mouse del ordenador.

Llevaba casi un año con este tema, incluso había aprendido a utilizar el ratón con la mano izquierda. Era el segundo electromiograma. El neurólogo que hacía la prueba cuando me vio lo detectó enseguida, me cogió del brazo y lo movilizó. Estaba muy rígido. Me dijo que esa rigidez podía ser debida a un parkinson y que fuese a visitarme con un neurólogo. Yo, no me lo podía creer. Me quedé impactado. Enseguida pedí visita con el neurólogo, me hicieron pruebas y confirmaron el diagnóstico.

Varios traumatólogos me habían dicho que podía ser túnel carpiano. Aquel año había cumplido 40 y había pasado por una situación con mucho estrés, incluso tenía algunas dificultades al caminar y la psicóloga que me estaba ayudando  me decía que podía ser debido a que mi subconsciente no me dejaba avanzar. Y no, era otra cosa.

En estos cinco años he conocido a muchas otras personas diagnosticadas y a muchas de ellas también les han hecho un primer diagnóstico erróneo. Parece que algunos médicos no escapan a esta idea preconcebida que el Parkinson es de personas mayores.

Quizás es porque los jóvenes, en muchos momentos, intentamos mantener nuestra enfermedad oculta, escondiéndola mientras podemos. Dentro del armario.

Yo lo estuve ocultando en el trabajo durante tres años y fue horrible. Ahora hago lo contrario, intento explicar lo que supone convivir con el parkinson, a quién no lo conoce.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Has pasado por la situación de un diagnóstico inicial erróneo? ¿Crees que las personas jóvenes con Parkinson debemos hacer más visible enfermedad?

Me encantaría que me dejases un comentario con tu reflexión.

Gracias por leerme.

Hasta pronto.