Una gastroenteritis y… el Párkinson se desata.

El domingo por la tarde empecé a encontrarme mal. Estaba muy cansado, y me dolía la barriga. Me tomé las últimas pastillas del día (un stalevo y un requip prolib) y me fuí a la cama. Me desperté a las 4 de la mañana con descomposición, vómitos 🤢 (salió toda la cena y supongo que las pastillas también) y empezó la fiebre. Parecía una simple gripe intestinal, de esas que en un par de días vuelves a estar bien.

Volví a la cama,pero cada vez me encontraba peor. A las 7 de la mañana empezó un off terrible y muy doloroso. Poco después me tomé las pastillas de la mañana, rezando para no vomitarlas. Me estaba poniendo rígido como una tabla. Y empecé a tener contracturas por todo el cuerpo; maxilares, cervicales, hombro, brazo, mano y pierna 😱. Cada vez más y más contracturadas,  parecía que las articulaciones se abrían más allá de lo normal, los tendones parecían a punto de romperse. No podía controlar mi cuerpo, y el dolor era brutal. No lo pude evitar, empecé a gritar. La medicación no me hacía efecto. No lo soportaba. Mi pareja llamó a urgencias médicas al 061. La conversación fué surrealista. El personal sanitario que nos atendió, no sabía lo que era un OFF, le preguntó si yo estaba temblando, y al final dijo que si la rigidez era del Parkinson, pues que lo mejor es que avisásemos a un médico del CAP. Todo esto mientras yo chillaba y aullaba  porque la pierna parecía que se me estaba desencajando. No mandaron a ninguna ambulancia. Y yo no me podía mover. Imposible ir a buscar un taxi.

Seguir leyendo “Una gastroenteritis y… el Párkinson se desata.”