¿Por qué me he operado de DBS?

10 razones para operarme de la DBS – estimulación cerebral profunda

Hoy es mi primer dbscumplemes. El pasado día 3 de marzo me operaron de estimulación cerebral profunda ECP o como se dice en inglés de Deep Brain Estimulation, DBS.

La Estimulación Cerebral Profunda es una técnica quirúrgica invasiva, que consiste en implantar dos electrodos en el cerebro. Los electrodos van conectados a una especie de “marcapasos cerebral” que emite unos pulsos eléctricos, estimulando una zona concreta del cerebro.

De esta manera se consigue la reducción de sintomatología del Parkinson, y por tanto se puede reducir la medicación.

Seguir leyendo “¿Por qué me he operado de DBS?”

El parkinson es como un iceberg. Primera parte.

Cada vez me parece mas claro: el PKS es como un iceberg. Y no me refiero a la lechuga, sino a uno de esos enormes trozos de hielo que flotan en el océano, escondiendo bajo el agua nueve décimas partes de su volumen. Él hace igual, esconde muy bien sus efectos, no se muestra claramente, pero por debajo de la superficie…. ufff lo que hay!!!

Actualmente la neurología ya està tomando en consideración los aspectos no motores de la enfermedad, dándoles más peso e importancia que unos años atrás. Si incluso el mismísimo Dr. Parkinson en su famoso ensayo, al describir la enfermedad, no tuvo en consideración la rigidez!

Seguir leyendo “El parkinson es como un iceberg. Primera parte.”

Fluctuando, que es gerundio. De ParkinsON a ParkinsOFF

A medida que transcurre el tiempo y la enfermedad de parkinson evoluciona, la medicación antiparkinsoniana deja de actuar en determinados momentos, y el Sr. Parkinson reaparce con toda su fuerza. Es lo que se llama un momento OFF.

Hay OFFS, offfffffffs y  offs, repentinos, o progresivos, grandes, o poco importantes, largos o cortos. Incluso algunos de los Off pueden ser memorables e inolvidables, por la situación, dependiendo del lugar y momento.

Seguir leyendo “Fluctuando, que es gerundio. De ParkinsON a ParkinsOFF”

del Tulipán y el doctor Parkinson

Cuentan que el Doctor James Parkinson era un hombre muy observador.  Cirujano, geólogo, botánico, palentólogo, sociólogo y padre de seis hijos. Cuando se retiró de su carrera política se dedicó a escribir, primero sobre medicina y posteriormente sobre geología y paleontología. La naturaleza era una de sus grandes pasiones y cada día solía dar largos paseos por su barrio en Londres.

Solía sentarse en un banco del parque y disfrutar de la belleza de las flores. Los tulipanes siempre le recordaban un jardinero aquejado de una enfermedad muy penosa y duradera. El hombre,  que por entonces tenía 50 años, creyó que la causa inicial de su aflicción era debida a unos días en que estuvo haciendo grandes labores  plantando parterres de bulbos en unos jardines a su cuidado. El jardinero creyó que ese trabajo fuerte y continuado era el origen del temblor que empezó en su mano izquierda y que fue extendiéndose por el resto de extremidades.

Seguir leyendo “del Tulipán y el doctor Parkinson”